image (5)

Ley 22 de exención contributiva desplaza a puertorriqueños

Captura de Twiiter publicada por la representante María de Lourdes Santiago en donde se nombra a los propietarios recientes de edificios en Puerta de Tierra.

La Ley 22 para eximir de contribuciones a cualquiera que se mudara a Puerto Rico a invertir fue aprobada en el 2012.

Vivir en la isla al menos un 60% del año, comprar una propiedad y generar al menos cinco empleos eran algunos de los requisitos con que los tenían que cumplir los inversionistas.

A cambio, se mudaban a un paraíso fiscal donde no tendrían que pagar un centavo en impuestos sobre sus ganancias y riquezas.

Diez años más tarde se han aprobado aproximadamente 2,300 decretos de Ley 22, según reveló el Servicio de Rentas Internas de los Estados Unidos (IRS, por sus siglas en inglés) durante una investigación de posibles violaciones contributivas.

Economistas ponen en duda el crecimiento económico que provoca lo que hoy se le conoce como el Código de Incentivos o Ley 60 y cada vez más son más los puertorriqueños a los que se le hace imposible comprar una propiedad en un mercado inflado por nuevos vecinos millonarios.

San Juan y zonas costeras como Dorado, Cabo Rojo, Rincón, Vieques y Culebra son populares entre los beneficiarios de la ahora Ley 60.

En días recientes un magnate de criptomonedas compró la mansión más cara en la historia de la isla por $40 millones.

Residentes de sectores trabajadores en la capital, como lo es Puerta de Tierra y Santurce, denuncian que sus vecindarios son vendidos en bloques a millonarios, encareciendo así el costo de vida y la propiedad e imposibilitando que los trabajadores puedan comprar casas en sus vecindarios.

Hoy en una conferencia de prensa entre residentes sanjuaneros y representantes del Partido Independentista Puertorriqueño se presentó la siguiente gráfica que demuestra que son los que disfrutan del Código de Incentivos quienes han comprado sobre 30 edificios en la barriada Puerta de Tierra: