image (4)

Crimen ambiental en estuario de Salinas

Evidencia apunta a complicidad gubernamental

La Reserva Nacional de Investigación Estuarina Bahía de Jobos en Salinas, Puerto Rico, ha sido destruida con fines de desarrollo residencial de lujo desde el 2015 a sabiendas de la alcadesa del municipio, Karylilyn Bonilla, y ante la vista larga del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA).

Los 1,140 hectáres de mangle, lagunas, islotes, praderas de yerbas marinas y arrecifes de coral que caracterizban la reserva, ahora son invadidos por muelles para botes de lujo, residencias vacacionales y autocaravanas.

Evidencia presentada por la periodista Sandra Rodríguez Cotto revela que residentes del Barrio Marea, donde ubica la reserva, le habían advertido a Bonilla sobre la construcción ilegal en el 2015, mas ésta no hizo nada para impedirla por conflictos de intereses con su mano derecha y ex presidenta de la Legislatura Municipal, Jackeline Vázquez.

La inacción y desconocimiento del crimen departe del secretario del DRNA, Rafael Machargo, levanta banderas pues la agencia es la responsable de velar por la preservación del terreno desde 1981, cuando se obtuvo mediante un acuerdo de colaboración con Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés).

El desarrollo es tanto que es obvio que no ocurrió de la noche a la mañana. Sin embargo, no fue hasta febrero de este año que el atropello ambiental fue de conocimiento público luego de que la representante por el Moviemiento Victoria Ciudadana (MVC), Mariana Nogales, solicitara a la Cámara de Representantes una investigación.